Almadraberos, alma de un ritual pesquero milenario

Detalles

IMG_7483_1.JPGIMG_7489_1.JPGIMG_7491_1.JPGIMG_7501_1.JPGIMG_7497_1.JPGIMG_7484_1.JPGIMG_7482_1.JPGIMG_7494_1.JPGIMG_7504_1.JPGIMG_7488_1.JPGIMG_7493_1.JPGIMG_7500_1.JPGIMG_7498_1.JPGIMG_7490_1.JPGIMG_7492_1.JPGIMG_7502_1.JPGIMG_7486_1.JPGIMG_7496_1.JPG

PULSA AQUI PARA VER LA GALERIA DE FOTOS COMPLETA

Son algo más de las doce y media de la mañana, el cielo amenaza agua y los almadraberos del arte de Cabo de Plata, en Zahara de los Atunes, se afanan en limpiar las embarcaciones. Se trata del último acto de un milenario ritual que comenzó a eso de las seis de la mañana y que, tras una fructífera jornada de pesca, continuó con el ronqueo de los grandes atunes rojos en las instalaciones de Frialba, en el puerto barbateño de la Albufera.

A la sombra del gran protagonista, el preciado atún rojo, los almadraberos son desde hace años los actores principales de un arte de pesca que llevan en su ADN. No en vano, la gran mayoría son bisnietos, nietos e hijos de almadraberos. De esos que, en tiempos en los que el atún rojo vivía muy lejos de los focos y del glamour de la alta gastronomía, se dejaron la vida en favor de un arte de pesca que, por encima de todo, siempre ha sido respetuosa con la especie.

Valor histórico, cultural y pesquero de la costa de Cádiz, vaya desde estas líneas el reconocimiento a quienes han contribuido y contribuyen campaña tras campaña a que la costa de Cádiz sea referente en positivo. ¡Buena campaña!

 

   

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies Saber más

Acepto